Información anticipada.


bigdatahospitals

Abel, es médico de puerta, y cuenta como recientemente, cuando atendía a un paciente, ante la pregunta ¿Qué le pasa? el paciente respondió, con otra pregunta ¿Conoce usted mi testamento vial?.Pues no, Abel no las conocía.

Las instrucciones previas o testamento vital, son un derecho de los pacientes, regulado por el Decreto 30/2007, de 22 de marzo.  La guía junto el  formulario de registro y un ejemplo detallan la parte formal.

La parte práctica, la recoge la guía para profesionales. En concreto en la página 11, en el punto 5 indica:

Cuando un profesional quiere comprobar si una persona a la que está prestando asistencia dispone de instrucciones previas, en primer lugar debe dirigirse al Registro de Instrucciones Previas de Castilla y León para efectuar la consulta.

No obstante, teniendo en cuenta que la inscripción en el Registro no es obligatoria,puede ocurrir que el paciente tenga instrucciones previas pero no las haya inscrito, sino que haya aportado el documento para que sea incorporado en su historia clínica. Por ello, si la búsqueda en el Registro ha sido infructuosa, se debe consultar en la historia del paciente por si contiene el citado documento e, incluso, preguntar a sus familiares o personas vinculadas de hecho sobre la posible existencia de instrucciones previas.

Siguiendo las recomendaciones de la guía, esta consulta se debe hacer :  cuando un médico atiende a un paciente, cuando el  paciente no pueda expresar su voluntad personalmente, cuando  el médico tenga que tomar decisiones clínicas relevantes en relación con el proceso asistencial.

Abel, ya sabe lo que debe hacer;  ir al registro oficial  o a historia clínica.

Si tenemos una HCE,  podemos desde la tecnología anticipar la información de las voluntades anticipadas y ayudar a los médicos; nos encontramos ante un caso particular de alerta para facilitar un derecho; Son pues las alertas informaciones objetivas de la HCE, que tienen el propósito de evitar un daño al paciente o facilitar un derecho y que deben ser visibles para los profesionales.

En este caso además de registrar una alerta, indicando que el paciente tiene voluntades anticipadas, mi recomendación es incorporar el documento propiamente dicho (notarial o no) de modo que los médicos dispongan de todas la información.

La siguiente vez que Abel esté de guardia, y en la pantalla del ordenador aparezca un nuevo paciente con testamento vital, además de las circunstancias del ingreso y en nivel de gravedad, un llamativo icono parpadeante (de color fluorescente de la vestimenta de los modernos corredores urbanos), se mostrará junto al nombre.  Cuando haga clic (circunstancia que no podrá evitar por el molesto destello), conocerá todas las circunstancias que el paciente ha hecho constar en relación con sus últimas voluntades. Y cuando  vaya a atenderlo ya le podrá decir: Ya se que ha realizado testamento vital, conozco su voluntades, además dígame que le pasa.

El paciente estará tranquilo, sabe que si en un momento no puede expresar su voluntad, el médico que lo atienda será conocedor de las mismas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s