El mejor hospital del mundo. Una entrada intimista


16 de agostoHoy  16 de agosto, hace 23 años que me incorporé a trabajar a mi Hospital, hoy Complejo Asistencial de Ávila, el mejor hospital del mundo.  Digo mi en la parte alícuota que me toca como trabajador y como ciudadano del Área de Salud;  Trabajador y paciente, una dualidad más de la bipolaridad intrínseca de las personas. Casi media vida dedicada a  mejorar el trabajo de los profesionales,  la eficiencia de la Institución y la atención a los pacientes. Y media vida aprendiendo. Hace algún tiempo coincidí con un antiguo colega en uno de los nuevos hospitales de Madrid y me comentó que si no me aburría siempre en el mismo sitio (él había pasado de los servicios de informática del Insalud, por Asturias en viarios puestos y retornado a Madrid a un nuevo hospital); cómo me voy a aburrir con las cantidad de problemas que tenemos pendientes de resolver.  También puede ser que como dijo un antiguo gerente  los abulenses tengamos una muralla en la cabeza.

En este tiempo he tenido la suerte de trabajar con más 10 gerentes, he sobrevivido a varias revoluciones de las “nuevas tecnologías” (yo creo que de nuevas tienen poco, son ya canosas),  a varios proyectos institucionales, hemos pasado del Insalud al Sacyl, de las trincheras de la artesanía informática (la que hacemos con las manos sin un euro),   a participar en estrategias regionales, de  tener financiación en  proyectos punteros de investigación a la pertinaz crisis que nos rodea; de los “moscosos” a las horas “marianas”. Altos y bajos, como un onda sinusoidal que representa la corriente alterna, como al vida misma.

El mejor del mundoTrabajar en TIC’s Salud es especial, nada que ver con procesos que calculan los intereses medios de una hipoteca, o con el  seguimiento de una pieza carísima que viene en un barco de Japón para ensamblar una furgoneta. Y es especial,  porque nuestro “producto”,  es el bien más preciado que tenemos;  la salud,  y un importante aliado de  la salud es el bienestar.  Es por esto que cuando con el trabajo tecnológico contribuyes a mejorar la atención o los procesos de los ciudadanos, la recompensa en modo de satisfacción es muy grande.

“Hace 7 años, cuando colaboramos con el servicio de hematología en la puesta marcha el sistema de descentralización del tratamiento TAO,  un paciente nos contó como le había cambiado la vida. Vivía en un pueblo alejado de la capital y trabaja en el campo, con el nuevo sistema a primera hora de la mañana cuando iba a trabajar, paraba en el centro de salud y le sacaban sangre, cuando volvía a la hora de comer paraba por el centro y recogía el informe con la nuevo dosis de sintron que tenía que tomar. Antes pasaba toda la mañana en el hospital esperando los resultados.”

Además en el hospital confluyen los dos misterios vitales por excelencia; es donde suelen acabar sus días tus seres queridos y donde con nerviosismo desconocido recoges tu descendencia. Muerte y vida, otro capricho más de la bipolaridad humana.

Pero por encima de estas particularidades, la mayor satisfacción de trabajar en el Complejo Asistencial es estar rodeado de profesionales fantásticos; Martín, García, Hernández, Jiménez. González….. Apellidos comunes tras de los que se esconden  personas excepcionales. Profesionales discretos,  cercanos, que trasmiten confianza, alejados del foco del protagonismo, (antítesis de los “ronaldos” de la investigación y la cátedra), profesionales como la copa de un pino (médicos, enfermeras, técnicos……), preocupados por curar y cuidar y auténticos ídolos para cada paciente.  También son mis ídolos que soy paciente; y bipolar que se me olvidaba.

Anuncios

10 Comments

  1. He tenido la suerte de trabajar con este entusiasta de las TICs desde hace años, muchos años, los mismos desde que nació la HCE en nuestro entorno. No sé sin muchos o pocos, para nosotros, los suficientes, para otros…. ¿quién sabe?
    Lo que sí sé, es que no se ha valorado desde la GRS ( desde ahora “ La Santa Inquisición”) la aportación que Juan y sus incondicionales han sido capaces de contribuir para disponer de una herramienta avalada por el Ministerio de Sanidad, anhelada por otras Comunidades, copiada por otros Países y cosechadora de premios.
    No podemos desfallecer; Torquemada no es eterno. Animo amigo

  2. Felicidades Juan por tu reflexión.
    Si no fuera por personas como tú que siempre están tirando del carro de las TIC, desde luego no estaríamos en la situación actual.
    Es un verdadero placer tenerte de amigo y compañero, sigue así, no cambies, como mucho de Hospital, pero vente al mío.

  3. Hola Juan, me gustan tus palabras, desde Lugo, te digo lo mismo llevo 25 años en este Hospital y aún queda mucho por hacer.
    y también puede ser que los lucenses tengamos una muralla en nuestra cabeza.
    Un abrazo. Ramiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s